jueves, 12 de abril de 2012

PRESENCIA DEL ESPIRITU SANTO

Presencia del Espíritu Santo

“Yo pediré al padre y os dará otro paráclito, para que este con vosotros para siempre, el espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce. Pero Vosotros le conoceréis, porque mora en vosotros y en vosotros esta” Juan 7:31.

“Aun no había espíritu, pues todavía Jesús no había sido glorificado” Juan 7:31.
Estos dos textos de palabra son desconcertantes, por un lado parecería que no estaba el Espíritu Santo antes de la resurrección de Jesús, y por el otro Jesús promete dar el Espíritu Santo, `pero ya esta y mora en los discípulos.

El señor habla de un nuevo modo de presencia del Espíritu Santo; no solo como huésped, a quien se le conoce y mora ya en los que tienen fe en Jesús, sino como poder de Dios, para ser testigos. Ese nuevo modo de presencia Jesús lo describe como: Espíritu de Verdad: dando testimonio al creyente; llevando el conocimiento de Dios y a la verdad completa; iluminando, enseñando y conduciendo en la vida nueva.
Fuerza de lo alto: Para crecer en Jesús, hasta la total conversión e Èl para proclamar la buena nueva con unción, valentía y poder, manifestado en las señales que acompañan la palabra proclamada.

Jesús ya había enseñado a sus apóstoles y les había dado la misión de proclamar la Buena Nueva a toda creatura y hacer discípulos en todas las naciones; pero antes de salir a cumplirla, le ordena permanecer en la Ciudad hasta ser revestidos de Poder desde lo alto, recibirán el poder al venir sobre ellos el Espíritu Santo, serán bautizados en el Espíritu Santo en los pocos días.

La pasión de Jesús, su resurrección y su exaltación a la derecha del Padre, fueron la condición para que se derramara el Espíritu Santo, pues antes no había espíritu puesto que Jesús no había sido Glorificado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada